Wednesday 23 September 2020

TAPÓN DE VIDRIO PARA LOS VINOS

Nacido en los primeros años del nuevo siglo, al fin de la primera década, el tapón de vidrio contabiliza algunas adhesiones entre las bodegas del mundo. Indudablemente su elegante forma -que semeja a un delicado hongo de cristal- otorga cierta distinción a los vinos premium. Sin embargo, la crisis de la industria no le permite aún una expansión explosiva.

Cuando se empezó con este nuevo tapón muchos productores lo observaron con escepticismo. Pero su resonancia ha sido tan positiva que cada vez más viticultores han adoptado este tapón de cristal en la producción de vinos blancos de calidad.

Hace ocho años atrás el tapón de vidrio se destacó en el mundo del diseño al obtener la medalla de oro en la Feria Internacional de Vino y Fruta -Intervitis Interfructa 2004- realizada en Stuttgart, Alemania, presentado por sus fabricantes bajo el nombre de Vino-Lok.

Fue un hito en la búsqueda de una alernativa al corcho, cuyo uso genera el «tricloroanisol», conocido en el ámbito de la vitivinicultura como TCA o la enfermedad del corcho. Ese efecto no deseado del uso del tradicional cierre producto del alcornoque, genera anualmente un gasto ocasionado por un alto porcentaje de desperdicios en la industria vitivinícola y en un importante gasto en estudios sobre el tema. Incluso, es soportado en muchos casos por el mismo consumidor que debe desechar en más de una ocasión un vino «con gusto a corcho». De este problema nació la tapa a rosca (scraw-cap) que fue mas incisiva en su penetración en el mercado, sobre todo en los vinos económicos, aunque la facilidad de su violación pareciera ser una limitante de importancia.

Hasta el momento de la aparición del Vino-Lok (nació en el año 2002) nada era adecuado para el reemplazo del corcho, que a su inviolabilidad sumaba la tradición y los ritos clásicos que acompañan el disfrute de un buen vino.

Vino-Lok trajo en cambio elegancia, practicidad en la apertura y una adhesión similar al del corcho a la botella, por medio de una lámina de material inerte. Tiene una cubierta protectora de aluminio y puede asegurarse con un casquillo. Es tan fácil de abrir -luego de quitarse éste- como el mismo Scraw-Cap, nada más que con el empleo de las manos. Puede ser reciclable.

Los vino austríacos y alemanes fueron los primeros en utilizar el Vino-Lok. Después, la cuasi moda avanzó hacia los viñedos de California y Australia. Uno de los argumentos principales para el uso del tapón de vidrio es la estética y la practicidad.

Pero, llegó la crisis y mandaron los números: el costo de un tapón de vidrio es hoy para las bodegas de Estados Unidos, entre 50 centavos y 1 dólar, sin contar otras adaptaciones del packaging. Tal vez no signifique mucho para un vino que cuesta más de u$s 30, pero es mucho si se trata de un vino de u$s 10. Además, no todos los cuellos de botellas que actualmente se utilizan pueden adaptarse al Vino-Lok, lo que obligaría a depender nada más que de ciertos proveedores. Y, acaso, un segundo argumento de importancia surgiría de un problema enológico: de cualquier manera el vino siempre necesita de un trasvasamiento de oxígeno que sólo el corcho puede asegurar.

Pareciera que este invento -que se le atribuye a un médico alemán que vendió la idea a los fabricantes actuales del tapón de vidrio  deberá permanecer en el banco de prueba por un tiempo más prolongado. Hasta ahora, entonces, la tradición del corcho es indestructible.

FUENTE: Diario del vino

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.