Friday 17 September 2021

PAN RALLADO CASERO

Es prácticamente seguro que en todos los hogares hay un paquete de pan rallado en la cocina. Y también es muy frecuente acumular sobras de pan de los días anteriores que no siempre se utilizan. Una buena idea es emplear ese pan seco para elaborar pan rallado en casa.

¿Cómo prepararlo?

En primer lugar hay que cortar en rebanadas el pan seco e introducirlas en el horno a 100º C durante 30 minutos para que pierda toda la humedad. Una vez secado el pan se tritura con la procesadora hasta formar un polvo más grueso que la harina. Así de sencillo. Incluso se le puede dar un toque de sabor a gusto, de forma que los alimentos con que se utilice -carnes, pescados, fritos, etc.- adquieran parte de ese sabor. Al pan se le puede añadir ajo y perejil picado o ralladura de limón, ya que combinando estos ingredientes se puede disfrutar de nuevos sabores en los platos más habituales de nuestra cocina.

Utilidades del pan rallado

El pan rallado se suele utilizar en la cocina para dar una capa crujiente a los alimentos. Se pueden realizar dos técnicas culinarias utilizando pan rallado: la fritura y el gratinado.

Fritura: Generalmente,  a la técnica que se utiliza cuando se pone pan rallado sobre un alimento que posteriormente se va a freír se la denomina «empanado». Es decir, se da una capa de harina, otra de huevo batido y posteriormente la de pan rallado. Esta técnica se utiliza con piezas de carne como pechugas de pollo, bifes de ternera y costillas o lomo de cerdo. También se emplea para dar la última capa a fritos como croquetas o fritos Villeroy.

Gratinado: Por otro lado, se utiliza también el pan rallado para gratinar elaboraciones en las que, una vez terminado el asado o gratinado del plato, se quiere dar una superficie crujiente.

FUENTE: Eroski Consumer

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.