Friday 17 September 2021

TIPS: BOLSAS HERMÉTICAS CASERAS

El que anda en la cocina sabe que muchas veces, después de abrir un envase, se necesita pasar ese alimento a una bolsa hermética para que no se nos estropeen en unos pocos días. Para ello contamos con multitud de cachivaches llámense pinzas, clip, alambres, gomas, etcétera, unos por cierto más útiles que otros.

Pero muchas veces se cumple la ley de Murphy y esos pequeños cierres no aparecen en el momento necesario, teniendo que recurrir para cerrar nuestras bolsas al ya famoso, pero incómodo nudo. Aquí un truco para cerrar las bolsas de alimentos de forma fácil, casera, hermética y además reciclando.

Sólo necesitamos unos tapones con rosca de distintas botellas plásticas de agua o bien de refresco. Recortamos la rosca del tapón en la botella dejando un centímetro del cuello de la misma.

Comenzaremos metiendo nuestros alimentos ya sea arroz, fideos, cereales de desayuno, o cualquier otro ingrediente que necesitemos resguardar del aire, en una bolsa de congelados que no sea excesivamente rígida.

Si el tamaño de la bolsa es muy grande recortaremos para dejar unos diez centímetros, aproximadamente, por encima del nivel a donde llegue nuestro ingrediente en ella.

Desmontamos el tapón de su rosca y pasamos ésta por la parte superior de la bolsa, ajustándola a donde llegue el ingrediente que vayamos a guardar y consiguiendo que quede la menor cantidad de aire posible.

Giramos el exceso de plástico por encima de la rosca, enroscamos el tapón, y ya está, así de fácil tenemos un fantástico cierre para guardar nuestros alimentos de forma hermética que también nos valdría para guardar nuestros alimentos en el congelador. Además, estos cierres se pueden reutilizar muchas veces y suele haber botellas de este tipo en casi todas las casas.

FUENTE: Directo al paladar

IMAGEN: © MISANPLAS

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.