Sunday 28 February 2021

EL JENGIBRE

El jengibre, también Kión o Zingiber officinale, es una planta que crece en las regiones tropicales, de la familia de las zingiberáceas, y en cuyos tallos crecen rizomas (yemas que surgen de los tallos de plantas como ésta, de forma horizontal), que son los que se emplean tanto en tratamientos terapéuticos como culinarios. No es para menos: además de ser un condimento excelente por su aroma y sabor, algo picante, sus propiedades le hacen ser lo más parecido a una panacea de dioses en la Tierra. El problema es que en Occidente no lo conocemos bien.

Es una planta originaria de la India, pero tanto indios como chinos lo han usado por miles de años en sus comidas y como medicina natural.

Tiene un sabor muy especial que se combina bien con todo tipo de comidas. Es entre agrio, dulce y picante, con un olor y sabor muy intensos, por lo que se recomienda usarlo siempre en pequeñas cantidades. Se ocupa mucho en la comida oriental y aquí en América es muy famoso por las galletas navideñas de jengibre y por la conocida bebida Ginger Ale.

Pero además de darle un toque especial a las comidas, le entrega muchos beneficios a nuestro organismo.

Entre ellos:

  • Tiene propiedades antivirales, por lo que previene la gripe, la sinusitis y la fiebre.
  • Ayuda a mejorar la digestión.
  • Reduce las náuseas y los vómitos de todo tipo: producidos mareos normales, por una operación, por la quimioterapia y también los producidos por el embarazo.
  • Favorece la circulación sanguínea, y ayuda así a disolver los trombos en las arterias y disminuir los niveles de colesterol en la sangre.
  • Puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.

Entre sus componentes el jengibre tiene una gran variedad de ácidos, como por ejemplo el linoleico, el ascórbico y el glutamínico. También tiene fibras, aminoácidos, aceites esenciales y varios minerales como el aluminio, fósforo, cobalto, zinc y manganeso.

Para cultivarlo se necesita un clima tropical húmedo, con mucha agua y una temperatura superior a los 30° C durante la mayor parte del año. En cuanto al suelo no es muy exigente, pero se da mejor en los terrenos arenosos. Y si ya plantaste el tuyo, las plantas se pueden cosechar después de unos 9 a 10 meses.

FUENTE: Veo verde / Canal hogar

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.