Friday 14 August 2020

PAGAR POR ESTAR, NO POR CONSUMIR

Algunos consumidores acuden a una cafetería para tomar un café, se sientan en una mesa, leen el periódico y puede pasar mucho rato antes de que abandonen el establecimiento. Para el dueño de la cafetería no resulta rentable, ya que se ocupa una mesa que no permite que puedan sentarse otros clientes que quizá consumirán más. Si, además, añadimos el servicio de internet gratis, es posible que por el precio de un café, los clientes pasen prácticamente toda la tarde en el establecimiento aprovechando la conexión gratuita. Esto dependerá de cada persona, hay quien puede tener suficiente cara como para actuar de este modo y hay quien toma más de una consumición compensando en cierto modo en los servicios.

Hoy conocemos una iniciativa inusual que podría dar ideas a otros establecimientos. La empresa rusa Ziferblat, responsable de una serie de locales donde se puede consumir un café, leer un libro, escuchar música, tocar el piano o conectarse a internet entre otras actividades, acaba de abrir su primer establecimiento en Londres en el que los clientes deben pagar por el tiempo que pasan en el espacio y no por la consumición. Aunque se describe como una cafetería, la percepción es que se trata de un establecimiento en el que se alquila el espacio y el tiempo. Se pagan tres peniques por cada minuto que se pasa en el local.

Los clientes deben pagar por pasar un rato en la cafetería que, como hemos indicado, se parece más a un club social. Pero quizá compense, ya que se ofrecen una gran cantidad de servicios, además de los mencionados, uno puede pedir unas galletas o unas tostadas, tomar un refresco… Este modelo de negocio también tiene su punto débil, más de uno va a rentabilizar el tiempo que pasa en el local con creces. Con respecto al trato, es como si estuvieras en tu casa, incluso admiten que uno lleve comida de otro lado.

Si no se quiere consumir nada y únicamente se quiere charlar con los amigos, utilizar el local como si fuera un centro de ocio o para el estudio, se deberá pagar lo estipulado. Como decíamos, siempre puede aparecer el aprovechado de la situación, pero son muy pocos casos, la empresa asegura que es un negocio que resulta rentable y prueba de ello es su expansión, tras abrir 10 locales en Rusia, han empezado a ampliar fronteras y recientemente han abierto el nuevo establecimiento en Londres.

Ivan Mitin es el propietario y explica que durante el primer mes tras la apertura en el Reino Unido, ya ha logrado una cartera de clientes habituales, considera que los londinenses están preparados para este concepto y entienden la idea rápidamente. Decíamos que es como estar en tu propia casa, el que ensucia debe limpiar, agarrar la escoba, fregar los cubiertos o vasos que haya utilizado y convertir el espacio en algo propio cuidándolo. Estos clientes posiblemente increparán a aquellos cuyo comportamiento no sea acorde a la filosofía del establecimiento.

Sobre el local Ziferblat se han realizado muy buenas críticas por parte de los medios de comunicación, se considera uno de los mejores estrenos del año que pueden hacer sombra a las cafeterías y bares de la ciudad.

FUENTE: Gastronomía y Cía.

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.