Monday 22 April 2024

HOJALDRES CRUJIENTES

Para conseguir un hojaldre perfecto es fundamental controlar la temperatura y la consistencia de la masa y del relleno.

El hojaldre es una masa laminada clásica de la repostería mundial. Se realiza con harina, agua, una pizca de sal y manteca; unos ingredientes simples para una elaboración compleja, porque el hojaldre es una de las masas más complicadas y trabajosas de hacer. Por eso, después de invertir tiempo y dedicación en la cocina, puede resultar muy frustrante que el relleno ablande o aplaste la masa y estropee sin remedio el resultado. Hay trucos para evitarlo. Se debe controlar la temperatura y la consistencia de la masa y del relleno, además de rellenar cuando el hojaldre esté frío.

Cómo rellenar un hojaldre 

Relleno dulce: el relleno del hojaldre más clásico es una base de crema pastelera, con una capa de crema batida por encima y espolvoreada con canela. La superficie del hojaldre se cubre con azúcar impalpable y almendras tostada. Puede acompañarse con una salsa de chocolate caliente.

Pero, ¿cómo añadir todo esto sin estropear la masa? La respuesta está en la temperatura. Para que el postre quede crujiente, es fundamental añadir todos los elementos fríos, en especial la crema pastelera, para evitar que el calor reblandezca el hojaldre. Tras agregar el relleno, lo siguiente es conservarlos en la heladera hasta el momento de servirlos.

Relleno salado: si en cambio queremos rellenar el hojaldre con algo salado -como un salteado de hongos o unas espinacas-, el truco es ligar estos ingredientes con crema de leche o con un poco de salsa bechamel hasta obtener una consistencia más cremosa. De este modo, se evita que las espinacas o los hongos suelten jugos y estropeen la masa, lo que la reblandecería. Al igual que con la crema pastelera, la temperatura es crucial. Por un lado, siempre colocar el relleno cuando se haya enfriado y esté más compacto. Por otro, como estos platos se consumen calientes, es preciso acertar con el calor antes de servirlos. La temperatura de horno idónea es de 180ºC, ya que permite que la masa y el relleno se calienten de manera uniforme y evita que se reblandezca la base del hojaldre.

Un último consejo: dentro del hojaldre, sobre el salteado de hongos o de espinacas, se pueden agregar trocitos de queso graso o unos dados de salmón ahumado. Estos elementos, que tienen un toque graso, ayudan a que el interior quede jugoso. El acompañamiento recomendado es una salsa caliente, una bechamel con notas de tomate o una crema de verduras.

Para lograr un aspecto tostado y un color brillante, se pinta la superficie de las porciones con huevo batido.

FUENTE: Eroski Consumer

IMAGEN: © MISANPLAS

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.