Tuesday 16 April 2024

EL PLACER DE COMER SE VE EN LOS OJOS

Una investigación llevada a cabo por expertos del departamento de ciencias de la nutrición de la Universidad de Drexel (Estados Unidos), determina que el placer que produce comer determinados alimentos se puede ver en los ojos. En el estudio se utilizó un electrorretinograma, aparato que se utiliza para medir la respuesta eléctrica de las células de la retina ante determinados estímulos. En este caso, se utilizó para medir el nivel de dopamina presente en la retina, una hormona que en el sistema nervioso es un neurotransmisor, en el caso de los ojos ésta se libera como respuesta a un estímulo luminoso en el nervio óptico.

En el caso del cerebro, la dopamina está asociada a diferentes funciones relacionadas con el comportamiento, la actividad motora, la motivación o la recompensa entre otros. La dopamina producida como respuesta al estímulo ocular y la dopamina producida en el cerebro cumplen funciones diferentes, son dos respuestas que no se han asociado hasta ahora.

En el estudio participó un grupo de voluntarios a los que se ofrecieron 5 gramos de brownie de chocolate. A la vez que recibían en sus ojos un estímulo lumínico, se liberó dopamina en los ojos. Sin embargo, cuando se realizó la misma prueba utilizando un vaso de agua, se liberó mucha menos cantidad de dopamina retinal, algo que delataría que la sensación de placer que se experimenta al comer un alimento se podría detectar a través de los ojos. De todos modos, hay que decir que el placer de comer se ve en los ojos y no hace falta ninguna medición de este tipo, sobre todo si hablamos de chocolate o alimentos que resultan muy apetecibles. Claro, que en el caso de otros alimentos y a fin de poder hilar más fino, sí resultaría una herramienta interesante.

Para los investigadores es un descubrimiento emocionante, ya que se considera que el sistema de dopamina ocular está separado del resto de sistemas productores de dopamina. En teoría, degustar un alimento que estimulase el sistema de dopamina cerebral no tendría por qué afectar al sistema de dopamina ocular. Hay que decir que el estudio se realizó sólo con un grupo de nueve participantes, por lo que quizá se volverá a hacer un estudio mayor para certificar los resultados obtenidos. Los investigadores apuntan a que sería todo un descubrimiento y una herramienta útil para desarrollar alimentos saludables más apetecibles.

Los alimentos son un suministro de nutrientes para nuestro organismo, también ofrecen placer, pero como efecto secundario pueden proporcionarnos un exceso de calorías. Los investigadores consideran que se puede aunar placer y nutrición evitando el incremento de calorías. Para ello, necesitan herramientas que puedan servir a modo orientativo indicando qué alimentos desarrollados que conjuguen ambos valores tendrían una mayor aceptación entre los consumidores, medir la dopamina ocular podría ser una de ellas.

También explican que este sistema es relativamente económico, es rápido y además no invasivo, por lo que se podrían realizar las pruebas oportunas sin complicaciones. Mirando hacia el futuro, nos explican que esta técnica también sería útil para desarrollar nuevos fármacos contra la obesidad. Pueden leerse los detalles del estudio a través del artículo publicado en la página web de la Universidad de Drexel.

FUENTE: Gastronomía y Cía.

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.