Wednesday 28 February 2024

TIPS: NO TIRAR LOS FRASCOS DE MERMELADA, MOSTAZA Y DEMÁS

Cuando un tarro de mermelada, mostaza, miel, tapenade, mayonesa… esté a punto de terminarse, en lugar de rasparlo con la cuchara, podemos hacer una salsa o vinagreta. El mismo tarro bien cerrado nos servirá como recipiente para emulsionarla.

Lo normal es que cuando terminamos un tarro de mermelada lo raspemos o limpiemos con la cuchara, pero podemos hacer algo más práctico que, además, potenciará nuestra creatividad en la cocina, haciendo una vinagreta.

Y quien dice el tarro de la mermelada, dice el de la mostaza, la miel, la mayonesa u otros tipos de salsa que compremos. Cuando queda aproximadamente una cucharada, o algo más, según nuestros gustos o la idea que tengamos para hacer un aderezo, podemos empezar a pensar en hacer una ensalada para la vinagreta. Al tarro le podemos añadir aceite de oliva virgen extra y vinagre (3:1), un poco de pimienta y sal.

No hay que cambiar de recipiente para hacer la vinagreta, lo volvemos a cerrar con su tapa y agitamos enérgicamente para emulsionar la salsa, recuperando la mermelada que quedaba en el tarro. Y listo el primer plato, seguramente una nueva ensalada para degustar.

Si casi hemos terminado el tarro de la miel, podemos hacer una salsa de mostaza, cerveza y miel. Cuando estamos terminando el recipiente del tapenade, podemos hacer una vinagreta de aceitunas negras, y ¿qué otros tarros podemos utilizar?

Podemos poner más ejemplos, pero puede ser un buen momento para dejarse llevar por la intuición, inspiración y creatividad.

FUENTE: Gastronomía y Cía.

IMAGEN: Mama Earth organics

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.