Monday 26 February 2024

UNIK

Ya el nombre del restaurante lo condiciona a uno a encontrarse con un lugar único e irrepetible.

En cuanto se traspone la puerta se percibe que hay un notable énfasis en el diseño y en la búsqueda de los detalles, en un proyecto concebido por el propietario-arquitecto Marcelo Joulia.  Las sillas representan lo mejor de los diseñadores europeos del siglo pasado,  mientras que las tres mesas Copa no se cubren con mantel para ser vistas como objetos de diseño en sí mismas, contraponiéndose en el tiempo a una cocina con infraestructura de vanguardia.  Existe una clara coherencia en el interés que supuso la ambientación general, tanto como en el diseño de la cocina -a la vista- en particular.

La barra de mármol, que se continúa desde el bar para formar parte de la cocina, tiene una fuerte presencia y adquiere identidad propia.  A cargo de Federico Cuco, la completa carta del bar ofrece no sólo la lista de tragos y cocktails sino también una breve reseña de cada uno.

La carta principal -con una descripción de los platos clara y concisa- muestra un marcado interés por la utilización de productos autóctonos y propios de nuestro país. Langostinos de Chubut, morcilla de Roque Pérez y cordero patagónico son algunos de los ejemplos.  Varios platos se preparan en la parrilla a leña. Es importante destacar, y debería figurar en la carta, el innovador proceso de maduración que aplican a las carnes, llamado dry aged o maduración en seco, como el que aplican en el restaurante Peter Luger, en New York.  Este proceso de estacionamiento dura 31 días y le otorga a la carne una consistencia, un sabor y una terneza incomparables.  Si a esto se le agrega el tamaño de las porciones y que el punto de la carne era el ideal, Unik es una experiencia absolutamente recomendable.

La cocina a la vista puede ser apreciada por la mayoría de los comensales ya que, muy hábilmente, se colocaron espejos en toda una pared, para poder, aunque más no fuera en el reflejo, ver a los chefs trabajar y hasta raspar las ollas.  Destacable el sistema de extracción, ya que con la cocina trabajando a full y la leña de la parrilla ardiendo nadie se va con olor a comida.

Desde que abrieron, en mayo de 2011, la carta ha tenido pocos cambios, de estación, no demasiado significativos.  Algunos platos nuevos o diferentes guarniciones pero el resto se mantiene, como el Huevo cocido a baja temperatura con papas crocantes, salsa romesco y jamón ibérico, el Carpaccio de carne Kobe con helado de aceite de oliva o el Cordero patagónico cocido lentamente con quínoa. Es que la cocina de Unik, a cargo de Fernando Hara y Yago Márquez, es atemporal, platos sencillos dentro de su complejidad -técnicas de cocción lenta, presentación- que pueden ser disfrutados en cualquier época del año.

La carta de vinos merece un párrafo aparte.  Una carta innovadora y muy variada, con más de 100 vinos para elegir organizados por regiones y provincias de origen, en la cual sobresalen las bodegas boutique.  Vinos que van de los 85 a los 3900 pesos son una muestra del público al que apuntan.  Seguramente, el asesoramiento del sommelier será de gran ayuda para no perderse dentro de ese extenso abanico de posibilidades. Tal vez habría que objetar que la carta de vinos es demasiado extensa, propia de un wine bar, para una carta de cocina de seis entradas, siete platos principales y cuatro postres, o que la cantidad de platos de la carta es demasiado acotada.

Es importante saber que para acceder a los baños hay que bajar una escalera hasta el subsuelo.

El tiempo, seguramente, irá acomodando las piezas del engranaje que conforman este restaurante. Unik apunta a ser un lugar de excelencia y tiene todas las condiciones para serlo.

UNIK  

Soler 5130, entre Oro y Godoy Cruz – Palermo – Buenos Aires

Tel: + 5411 4772 2230 – www.unik.pro

Abierto de martes a domingo de 12:30 a 15:00 y de 20:30 a 24:00, lunes sólo por la noche.


Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.