Thursday 18 July 2019

NINGÚN CUENTO CHINO

Los usos y costumbres del pueblo chino han cambiado notoriamente en los últimos tiempos. Prueba de ello es que se ha convertido en el 5° país consumidor de vino del mundo, por encima de Reino Unido y por debajo de Estados Unidos, Italia, Francia y Alemania.

En tan sólo un año, entre el 2009 y el 2010, el consumo de vino en China y Hong Kong creció en un 33,4%. Las exportación de vino francés a China se multiplicó por 7 desde 2006 a 2010, mientras que el consumo de vino en Australia aumentó cuatro veces en el mismo período. Son datos que hablan de un crecimiento sorprendente con respecto a lo que ocurrió históricamente en el mercado vitivinícola de cualquier otro país del mundo.

España casi duplicó en el 2011 el volumen de vino exportado a China. De los 100 mejores vinos que se comercializan en China, 21 son españoles -19 de los cuales tienen una calificación superior a los 90 puntos-. El 91% del vino que se bebe es tinto. Frente a este nuevo perfil de consumidor, ¿qué hicieron los chinos? Salieron a comprar viñedos, nada menos que en Francia, con un objetivo muy claro, ir en busca de las raíces más profundas de la vitivinicultura, invirtiendo en tecnología y en expertos franceses que los asesoren.

En los últimos meses inversionistas chinos compraron cinco fincas, con castillos incluidos, en la zona de Burdeos, y probablemente adquieran doce más. Los compradores prefieren fincas en zonas vinícolas aprobadas, aunque sean de modesta “denominación”, ya que allí pueden comprar un castillo con viñedos por el precio de un departamento en París.

Varias fincas serán convertidas en resorts, con restaurantes, canchas de tenis y hasta campo de golf de nueve hoyos. Para tener una idea de los montos, un matrimonio chino pagó en noviembre del 2011 cuatro millones de euros por 7 hectáreas de Saint-Émilion Grand Cru (denominación de origen de la región vinícola de Burdeos).

Algunos de los inversionistas apuntan a exportar toda la producción a China, otros, sin embargo, calculan vender un 20% en el mercado europeo y Estados Unidos.

Una duda, ¿los enólogos chinos usarán copa de cata o vasito de jiu o sake para degustar?

IMAGEN: © MISANPLAS

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.