Wednesday 20 June 2018

LA CURIOSA HISTORIA DEL GIN TONIC

De unos años a esta parte el gin tonic ha ganado popularidad de una forma sorprendente. En poco tiempo hemos visto como las nuevas tónicas y ginebras se han multiplicado en el mercado para complacer a un consumidor cada vez más exquisito. Pero a pesar de esta nueva juventud, la historia del gin tonic se remonta mucho tiempo atrás.

El ser humano ha mezclado bebidas desde hace siglos, pero hasta finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII no tuvo la popularidad necesaria como para aparecer en los registros históricos. De hecho, la conocida denominación cóctel se acuñó a comienzos del siglo XIX, cuando apareció por primera vez en la publicación Farmer’s Cabinet. Pocos años después se registró por primera vez una receta completa, una mezcla de brandy, ron y ginebra con un sabor agridulce.

El caso del gin tonic está al margen de esta historia dentro de la que se pueden enmarcar la gran mayoría de los cócteles que a día de hoy se consumen en bares, pubs y discotecas. Fue una historia marcada por la malaria, la búsqueda de una cura y el mal sabor de la quinina.

Según cuenta la historia, más leyenda que historia, todo comenzó en Perú en 1632. La Condesa de Chinchón, esposa de Luis Jerónimo de Cabrera -Virrey de Perú-, enfermó de malaria y en la corte consiguieron salvarle la vida gracias a la corteza de la planta llamada cinchona, convirtiéndose así en la primera europea en superar la enfermedad.

Sea como fuera en realidad, a lo largo de la cuarta década del siglo XVII, las propiedades curativas de la corteza de la cinchona eran conocidas en Sudamérica y comenzó a importarse a Europa, tal y como relata un escrito de Pietro Castelli de la época. Su uso se extendió rápidamente por Europa y a finales del siglo XVII ya estaba reconocido por la Schedula Romana y la London Pharmacopoeia.

El siguiente gran avance en la lucha contra la malaria y el uso de la corteza de la cinchona llegó de la mano de Pierre Joseph Pelletier y Joseph Bienaimé Caventou. Estos dos científicos franceses consiguieron en 1817 aislar y extraer por primera vez el principio activo de la corteza de la cinchona, la quinina, para así poder generar medicamentos más fácilmente distribuibles.

Este nuevo medicamento en forma de pastillas de quinina, comenzó a enviarse a las distintas colonias europeas en África y Asia, centrándose en las zonas tropicales, donde la malaria estaba causando los mayores estragos. La dosis diaria de quinina pronto se convirtió en un martirio entre aquellos que se veían obligados a tomarla, a causa de su sabor extremadamente amargo.

En torno a 1825, los oficiales de la India, por aquel entonces aún colonia británica, encontraron un modo de hacer sus dosis diarias algo más placenteras. Comenzaron a disolver las pastillas de quinina en agua, añadiéndole jugo de lima, azúcar y ginebra, inventando así el precursor del popular gin tonic.

Pronto las multinacionales vieron en esta mezcla un gran negocio. Usando el mecanismo diseñado por Joseph Priestley (el mismo hombre que descubrió el oxígeno) y depurado a finales en 1770 por Johann Jacob Schweppe, distintas compañías empezaron a comercializar agua carbonatada con quinina, lo que pasó a conocerse como tónica.

Con el paso de los años, el uso terapéutico de la tónica ha disminuido, pero ha crecido su uso junto a la ginebra para su consumo recreativo en forma de gin tonic. De las múltiples tónicas que se pueden encontrar al día de hoy en el mercado, son pocas las que mantienen en su composición la quinina, ya que una mayoría ha optado por emuladores de sabor y edulcorantes.

FUENTE: Recuerdos de Pandora

IMAGEN: Isabel Arias para Abc.es

GIN TONIC

Ingredientes

  • 40 ml de gin
  • agua tónica fría
  • 1 tira larga de cáscara (piel) de limón o lima, sin parte blanca
  • hielos (grandes)

Preparación

  1. Utilizar un vaso ancho y corto o copas de boca grande. No conviene usar un vaso largo ya que de ese modo el gin no se oxigena, perdiendo sabor.
  2. Apretar o pellizcar varias veces la cáscara de limón (utilizar un pelapapas para cortarla) dentro del vaso. Pasarla por el borde del vaso y dejar la cáscara dentro.
  3. Poner hielos en el vaso. Girar o revolver para enfriar el vaso.
  4. Agregar el gin.
  5. Completar, suavemente, con agua tónica desde poca altura, para que no pierda carbónico.
  6. Revolver despacio con una cuchara. No remover demasiado, con una vuelta basta.

Notas:

No utilizar jugo de limón exprimido ni rodaja de limón porque eliminan las burbujas (el carbónico) de la tónica, al aportar demasiado ácido. Se calcula una parte de gin por cada tres o cuatro de tónica.

http://www.misanplas.com.ar/2013/04/15/la-curiosa-historia-del-gin-tonic/

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.