Wednesday 28 February 2024

UNA CERVEZA CON ALCOHOL QUE NO PRODUZCA RESACA

Hay una investigación que están llevando a cabo en Australia para obtener una cerveza con alcohol que no produzca resaca.

Lo peculiar de esta cerveza, sin resaca del día siguiente, es que a la formula habitual de la cerveza se le añaden electrolitos -como los que tienen las bebidas que toman los deportistas-, para conseguir una bebida isotónica que ayude a evitar la deshidratación posterior a su ingesta.

HIDRATACIÓN CON CERVEZA

Cuando bebemos cerveza con intención de calmar la sed, generamos una primera hidratación de nuestro cuerpo, a la vez que disfrutamos del sabor de los diferentes ingredientes, cebada, trigo, lúpulo, etc.

Sin embargo, el poder hidratante de la cerveza es breve, ya que la eliminación del alcohol es más rápida que la del agua. La consiguiente deshidratación es uno de los efectos que provoca el malestar al que llamamos resaca.

Este fenómeno se produce con la cerveza al igual que con cualquier otra bebida alcohólica, pero en la cerveza se notan más sus consecuencias, ya que muchas veces se consume ésta en lugar de beber agua por su gran poder refrescante.

Este impulso que lleva a calmar la sed y refrescarse con cervezas no se produce con otros cócteles y combinados alcohólicos, como Gin & Tonics o similares que no se suelen consumir por sed, sino por gusto o por convención social.

EL ESTUDIO

La investigación para conseguir una cerveza que no produzca resaca, se está llevando a cabo en el Griffith Health Institute de Queensland, en Australia y trata de reducir parte del alcohol presente en la cerveza, añadiendo los minerales y electrolitos que pueden contribuir a equilibrar la hidratación, como sucede con las bebidas isotónicas.

La prueba de fuego se realizó con unos voluntarios que hicieron ejercicio durante un buen rato y tras romper a sudar, se rehidrataron bebiendo una abundante cantidad de cerveza. A algunos les dieron cervezas normales, a otros les dieron cerveza sin alcohol y a otros esta nueva “cerveza isotónica”.

Los que probaron las cervezas manipuladas para añadir los electrolitos recuperaron mucho antes la hidratación y no distinguieron, por el sabor, cuál era la cerveza isotónica. Los que probaron una cerveza sin alcohol, también se rehidrataron rápidamente, pero todos notaron que no era cerveza normal.

FUENTE: Directo al paladar

IMAGEN: Lindsay Gira

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.