Friday 18 August 2017

UN ESTUDIO CONFIRMA QUE EL QUESO PUEDE SER TAN ADICTIVO COMO LAS DROGAS

El estudio realizado en la Universidad de Michigan comprobó que el queso contiene un químico que estimula la zona del cerebro asociada a la adicción.

¿Se te hace agua la boca cuando piensas en un delicioso sándwich con queso derretido? Pues este sueño puede ser la evidencia concreta de que el queso es tan adictivo como la cocaína.

Así lo indica un estudio realizado en la Universidad de Michigan y que fue publicado en la prestigiosa Public Library of Science One , donde se revela que la caseína, un químico que se encuentra en grandes concentraciones en el queso, estimula la zona del cerebro asociada con la adicción.

Según informa el medio británico “Express”, el fenómeno podría explicar las visitas al refrigerador en la mitad de la noche y, además, explicaría el porqué la pizza es la comida más popular del mundo.

Erica Schulte, autora del estudio, indicó que la investigación tenía como objetivo examinar todas las “drogas del mundo de la alimentación”. Las conclusiones del estudio son claves para quienes están a cargo de las políticas públicas de alimentación:

Si las propiedades de algunos alimentos están asociados con la adicción, esto puede afectar las pautas de nutrición así como también las iniciativas de políticas públicas, como la comercialización de estos alimentos a los niños.

Por otra parte, el estudio indica que la leche en sí misma contiene mínimas cantidades de caseína que no producen tal nivel de dependencia. Sólo la leche en estado sólido puede ser adictiva.

Ante estas conclusiones, los investigadores creen que podrían utilizarse estos datos para ayudar a hacer frente a la epidemia de la obesidad.

Nicole Avena, co-autor del estudio, señaló que este es un primer paso hacia la identificación de determinados alimentos y sus las propiedades que pueden desencadenar esta respuesta adictiva:

Esto podría ayudar a cambiar la forma en que nos acercamos al tratamiento de la obesidad. Puede que no sea una simple cuestión de “eliminar” ciertos alimentos, sino más bien, la adopción de los mismos métodos que se utilizan para reducir el tabaquismo, el alcohol y el consumo de drogas.

Artículo original aquí.

FUENTE: La Gran Época

IMAGEN: © MISANPLAS

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.