Monday 26 September 2022

BAJA EL CONSUMO EN RESTAURANTES UN 30% POR LA CAÍDA DEL TURISMO

Los restaurantes porteños ubicados en zonas turísticas tradicionales sienten con creces la disminución en el arribo de visitantes al país.

La baja ocupación en hoteles, que orilla un 30% en los cinco estrellas y supera apenas un 50% en los de cuatro estrellas, se siente en los restaurantes de calidad de Puerto Madero o San Telmo, que solían recibir comensales directamente recomendados por los establecimientos. Hoy, aseguran, reciben un 30% menos de clientes que el año pasado, en un negocio con altos costos fijos y crecientes por la inflación, sobre todo de alquileres, que tornan más compleja su operación, con márgenes en declive.

Los brasileños, que solían venir a pasear a la ciudad y aprovechaban para salir de compras y disfrutar de la buena gastronomía porteña con el tipo de cambio favorable, no sólo redujeron sus viajes al país, sino que ahora, con un real devaluado frente al dólar en un contexto local inflacionario, reducen también sus gastos.

Los alquileres tornaron más complejo el negocio, sobre todo en Puerto Madero, donde muchos locales trabajaban especialmente enfocados en el turismo. “Los alquileres están muy caros y tenemos altos costos fijos pero menos gente, se nota que hay menos turistas. Los brasileños, que antes venían y no escatimaban en gastos, ahora no sólo vienen menos, sino que cuidan más su bolsillo”, explicaron desde un restaurante de Puerto Madero.

Los empresarios, que prefieren no ser mencionados, aseguran que los márgenes se redujeron bastante, por los menores ingresos por la reducción de comensales y los altos costos.

Durante el mediodía, muchos restaurantes ofrecen menúes accesibles, en su búsqueda de atraer más clientes locales. “No sé cómo hacen para ofrecer esos precios, deben haber bajado la calidad de la mercadería, sino es imposible que la ecuación cierre”, dicen desde otro local.

“Antes teníamos muchas reuniones por negocios; venían empresarios con gente del exterior a almorzar, para cerrar tratos. Pero también vemos que ahora vienen menos, calculo que porque hay menos inversores externos buscando negocios. Y eso se nota en el consumo, porque comían bien, con buenos vinos, sin fijarse en los gastos”, explican desde una conocida parrilla porteña. De hecho, en varios restaurantes aseguran que hoy los vinos de mayor precio tienen menor rotación que antes, algo que se nota también en el ticket promedio.

FUENTE: Cronista.com

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.