Thursday 23 May 2024

VUELVEN LOS TRAGOS CLÁSICOS

La coctelería argentina, que brilló en las décadas del 60 y 70, está de moda otra vez. La tendencia se refleja tanto en los boliches top, como bares de barrio, góndolas de los supermercados y fiestas privadas.

La tradición del vermú vuelve a estar en auge. Un revival de los años 60 y 70 está marcando tendencia entre los jóvenes tanto en los boliches top como en las cantinas de barrio. El boom también alcanza al alquiler de barras para fiestas privadas y los aperitivos ya tienen su lugar reservado en las góndolas del súper.

Legui, Cinzano, Cynar, Gancia, Martini, Campari, Bols, Hesperidina, son algunas de las marcas que se ganaron su espacio nuevamente.

Los bitters, el vermú seco y dulce, los fernets y americanos, esos clásicos tragos que consumían los abuelos cuentan con el guiño de los jóvenes argentinos.

El crecimiento de la coctelería explotó de la mano de bartenders que hoy marcan la escena nocturna en la Ciudad. La tendencia ya se da en los principales polos gastronómicos: prácticamente no hay bar o restaurante que no ofrezca una carta de tragos.

Inés de los Santos es experta en coctelería y una de las bartenders argentinas más reconocidas: “Lo que se viene cada vez más fuerte es aggiornar recetas antiguas. Se trata de rescatar las miles de recetas que quedaron en los viejos libros de coctelería, en novelas o, incluso, viejas películas y darles un toque moderno, pero sin variarlas demasiado. A mí me divierte un montón, porque hay tanta historia y trabajo de investigación de ayer y de hoy que la posibilidad de combinarlos y lograr algo rico es un verdadero placer”.

El viejo vermut con soda y limón, o al ferroviario, ese tradicional aperitivo rojo cortado con fernet, soda y hielo, ya piden pista en las barras de moda.

“La Argentina es un país en el que, en general, los aperitivos tienen un lugar muy fértil para el desarrollo”, explica Mariano Maldonado, gerente de márketing de Grupo Campari.

FUENTE: La Razón

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.