Monday 22 April 2024

PARECE QUE NO POR SER ECOLÓGICOS SON MEJORES

Los alimentos ecológicos disminuyen la exposición a pesticidas y fertilizantes pero no tienen un valor nutritivo mayor que los producidos con técnicas convencionales, según un artículo que publicó días atrás la revista Annals of Internal Medicine. El consumo de los alimentos descriptos en Estados Unidos como «orgánicos» ha crecido enormemente en el país mexicano: las ventas subieron de unos tres mil 600 millones de dólares (47 mil 514 millones de pesos mexicanos) en 1997 a más de 28 mil 600 millones de dólares (377 mil 477 millones de pesos mexicanos) en el año 2011.

Ese incremento hace que las ventas de alimentos ecológicos representen ya el 12 por ciento de todas las ventas de frutas y verduras, y casi el 6 por ciento de los productos lácteos y huevos.

Uno de los problemas que tiene la determinación del valor nutritivo y los aspectos sanitarios es la definición misma de «alimento orgánico», pero en general se entiende que son aquellos producidos sin el uso de fertilizantes y pesticidas químicos, o en el caso de productos animales, sin el empleo de hormonas y antibióticos.

Las regulaciones sobre «alimentos orgánicos» requieren, además, que los productos se procesen sin irradiación o aditivos químicos y no se obtengan de organismos modificados genéticamente.

En general los consumidores pagan casi el doble por los alimentos ecológicos en comparación con los precios que tienen en los mercados las verduras, frutas, carnes, huevos y productos lácteos producidos de forma convencional en Estados Unidos.

Un estudio hecho en 2010 por el Instituto Nielsen encontró que el 76 por ciento de los compradores de alimentos ecológicos los adquiría creyendo que son más saludables, el 53 por ciento porque evitan los pesticidas y fertilizantes, el 51 por ciento porque creen que son más nutritivos y el 40 por ciento porque opina que la agricultura ecológica beneficia al medioambiente.

Un equipo de doce investigadores encabezado por Crystal Smith Spangler, de la Universidad de Stanford, revisó 17 estudios hechos en humanos y 223 estudios sobre los niveles nutritivos y de contaminación de los alimentos orgánicos, llevados a cabo entre 1966 y 2011. «Hay quienes creen que la comida orgánica es siempre más saludable y más nutritiva», señaló Smith. «A mis colegas y a mí nos sorprendió encontrar que eso no es así».

Los científicos concluyeron que no hay diferencias significativas en el contenido vitamínico de las frutas y verduras orgánicas y las convencionales.

Se encontraron residuos detectables de pesticidas en el 7 por ciento de los productos orgánicos y en el 38 por ciento de los productos convencionales. Pero sólo tres de los estudios hallaron residuos de pesticidas que excedían los límites impuestos por la Unión Europea para los productos tanto orgánicos como convencionales.

Finalmente, los investigadores determinaron que los riesgos de contaminación bacterial eran prácticamente similares para los alimentos ecológicos y para los producidos por métodos convencionales.

IMAGEN: © MISANPLAS

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.