Friday 17 September 2021

CROÛTONS

El término francés croûton define un trozo de pan con más corteza que miga, por lo tanto, es una porción de pan crujiente, como el extremo de una barra de pan. Dicho término también define a una pieza pequeña de pan tostado, por distintos métodos de cocción, son los croûtons.

Los croûtons reciben también nombres como pan frito, si se han hecho con dicho método de cocción. La idea es obtener unos dados o cubitos de pan crujientes que contrasten en textura con otros ingredientes. Suelen incorporarse en consomés, sopas, cremas y ensaladas, como la popular Ensalada Caesar. Son utilizados en las cocinas de todo el mundo y cada una tiene sus platos tradicionales con estas porciones crujientes de pan.

Los croûtons se pueden hacer fritos en aceite u otra grasa como la manteca, al horno, en microondas, en una tostadora… La principal finalidad es extraer la humedad del pan para hacerlo crujiente, y dorarlo en la proporción deseada, potenciando así su sabor por la reacción de Maillard. Obviamente, el sabor y la sensación en el paladar es diferente si se fríen que si se hornean, igual que varía su aporte nutricional.

Es muy habitual aromatizar los croûtons de acuerdo al plato que vayan a acompañar, por ejemplo untándolo con ajo, especiándolo con hierbas aromáticas, etc. Suelen hacerse con la parte de la miga del pan para que sea uniforme en el paladar; si añadiéramos corteza no habría tal equilibrio, aunque no por ello dejarían de estar ricos.

Se pueden utilizar distintos tipos de pan para hacer los croûtons, desde una barra de pan francés o un pan de molde. Por supuesto, se pueden hacer con panes de diferentes harinas o con variados añadidos, como pan de tomate, pan de cebolla, pan de aceitunas… lo que proporcionará más sabores a los platos en los que se incluyan.

Los croûtons son una forma ideal de recuperar un pan que se está poniendo duro. De hecho, se considera que fue la solución creativa de los cocineros al utilizarlos sobre la popular sopa de cebolla. Sobra decir que un pan tostado o frito, es decir, parcialmente deshidratado, tiene una mayor conservación, basta con guardarlo en un recipiente que lo proteja de la humedad.

FUENTE: Gastronomía y Cía.

IMAGEN: Fotoos Van Robin

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.