Wednesday 28 February 2024

HONGOS Y SETAS

Desde un sencillo aderezo con aceite de oliva y sal hasta un delicioso estofado, los hongos de temporada ofrecen muchas alternativas en la cocina.

Antes de prepararlos, es muy importante limpiarlos de un modo adecuado.

  • La limpieza debe hacerse con cuidado y paciencia: uno por uno, para retirar los restos de tierra.
  • El mejor modo de lavarlos es hacerlo con un trapo húmedo. Es importante limpiar la superficie y reservar los hongos en un lugar fresco y tapados con un paño (no en bolsas de plástico cerradas), para que conserven su textura y su aroma, y se mantengan en buen estado.

Cuatro ideas para preparar hongos

  1. Con aceite de oliva y sal. Las setas y los hongos tienen un sabor tan característico, que permiten cocciones muy sencillas y deliciosas. La más simple de todas es saltearlas a la plancha con unas gotitas de aceite de oliva y sal. Este aderezo es más que suficiente para tener un manjar en muy pocos minutos. Puede hacerse también en una sartén o al horno.
  2. Con hortalizas. Algunas hortalizas, como el ajo, la cebolla y el perejil, van muy bien con los hongos, a la vez que complementan su sabor de manera extraordinaria. Para combinarlos, se puede saltear las hortalizas antes -por separado- y luego hacer un salteado en conjunto. También se pueden cocinar al mismo tiempo, tanto salteado como al horno. Un truco consiste en añadir un chorrito de vino blanco a los hongos cuando estén en su máximo punto de cocción -ya sea en el horno, la sartén o la plancha-. Ese toque de vino origina una caramelización de los jugos e impregna a los hongos con un aroma exquisito, que potencia su sabor.
  3. En revuelto. El salteado previo, algunas veces, es el preludio del famoso revuelto de hongos o champiñones. Para hacerlo, basta con agregar huevo al salteado anterior. La proporción correcta es de un huevo y medio por persona. Es importante batir los huevos -aunque no tanto como se hace para una tortilla- y verterlos sobre los hongos, pero a un fuego tan bajo que cueste cuajar. De esta manera, quedará un revuelto cremoso y con una textura idónea. De hecho, el principal ingrediente de este plato es el tiempo: hacer las cosas sin prisa evitará resultados no deseados. A propósito de esto, conviene añadir la sal cuando el revuelto esté casi cuajado (no antes), para que el huevo no se desnaturalice y quede con un color casi ocre.
  4. En estofado. En materia de hongos, no todo son salteados, el horno y la plancha. Si disponemos de tiempo y un poco de paciencia, podemos elaborar deliciosos estofados de hongos con un fondo de verduras salteadas, que nos servirá de potente base. Después de saltear los hongos gruesos y carnosos, se cubre la mezcla con un caldo y se deja cocinar poco a poco. Este guisado se puede complementar con unas colas de langostinos, o unos trocitos de pechuga de pollo, ya que los hongos y los sabores suaves crean un plato equilibrado en cuanto a gastronomía y a salud.

FUENTE: Eroski Consumer

IMAGEN: Gyorgy Kovacs

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.