Thursday 23 May 2019

TODO SOBRE LA PROPINA – PARTE II

DISTINTOS LUGARES, DISTINTAS PRÁCTICAS

Se podría decir que es una costumbre universal; sin embargo, el hábito de la propina no es igual en todas partes del mundo. En la mayoría de los restaurantes de Estados Unidos, la propina está incluida directamente en la cuenta y por lo general es el 18%. La razón es que representa casi la totalidad del sueldo de los mozos. Si el cliente quedó sumamente conforme con el servicio, tiene la opción del additional tip, es decir que puede dejarle aún más si lo desea. En cuanto a Asia, países como China, Japón, Indonesia y Singapur consideran como un acto de mala educación dejar propina.

En el terreno legal, las propinas se encuentran reguladas en el artículo 113 de la ley de contrato de trabajo que establece que son remuneratorias y, por lo tanto, integran la base indemnizatoria, siempre que sean habituales y no se encuentren prohibidas. La Dra. María Elena López, secretaria ejecutiva de la Asociación de Relaciones del Trabajo de la República Argentina (Artra), explica que «si bien se trata de un pago voluntario que realiza un tercero, o sea el cliente, como una forma de gratificar o premiar un buen servicio, se las considera remuneratorias porque es ese puesto de trabajo el que le proporciona al trabajador la oportunidad de obtenerla». Por consiguiente, se las debe tener en cuenta a los efectos del pago del sueldo anual complementario, en indemnizaciones y en juicios laborales, además de que están sujetas a aportes y a contribuciones. Según Camaño, ese porcentual correspondiente a propinas se calcula como el 120% del salario.

Desde el punto de vista contable, la Dra. Liliana Rogante, socia del estudio Rogante & Asoc., aclara: «Las propinas voluntarias pagadas dentro del país pueden ser contabilizadas, siempre con un criterio de discrecionalidad, es decir, que la propina no sea mayor a un 8% o 10% del total de la factura, reconociendo un mayor costo incurrido en los viajes de negocios».

DE RUBROS Y OTRAS YERBAS

La propina no es una cuestión exclusiva de los mozos. También se acostumbra a percibirla en otras actividades, como la peluquería, los acomodadores de cines y teatros, repartidores y entregas a domicilio, porteros, lavaderos de autos, el valet parking, el barman, los maleteros y las mucamas de los hoteles, por citar algunos ejemplos.

Favio Frontera, dueño de la peluquería Matías, en San Isidro, reconoce que la propina es un símbolo de que sus clientas quedan conformes con el servicio prestado, y comenta que generalmente suelen dejar entre $ 5 y 35, dependiendo de lo que se hayan hecho.

Asimismo hay distintas maneras de entregar la propina. «Tenés las que dejan en la caja un sobre con el nombre del empleado y el dinero, las que te lo entregan en la mano y también está la clienta que te mete la mano en el bolsillo y lo deposita ahí», describe Favio, que dice que es una costumbre más asociada a los viejos códigos de señoras, ya que la tendencia en las clientas jóvenes es simplemente decir gracias.

Existen también muchos casos de personas como Ricardo Dubin, un contador público de 63 años, que admite que más allá de la costumbre, decide dejar propina porque entiende que muchos trabajadores reciben un sueldo menor al básico, ya que se sabe que tendrán ese dinero extra por parte del cliente. «Cuando el empleador autoriza al trabajador a recibir propina, le está dando la oportunidad de obtener una ganancia, aunque ese ingreso se lo otorgue un tercero -explica la Dra. López-. Esto suele dar lugar a situaciones como que un trabajador altamente calificado para la tarea acepte un salario magro, pues sabe que trabajar en esa empresa le proporcionará un ingreso en propinas que iguala o supera el valor de su salario mensual. A su vez, el empleador puede ofrecer salarios bajos que sabe serán aceptados por iguales razones.»

Pero, ¿qué sucede cuando el que atiende es el dueño del lugar? Según Camaño, en esos casos «también se debe dejar propina porque uno premia el servicio y no a la persona».

María Laura Sosnowicz, de 42 años, que se dedica a las relaciones públicas, cuenta que le ha pasado de darle propina al dueño de un lugar pensando que era un empleado y que éste se la rechazó: «Me disculpé y nos reímos ambos». En efecto, Favio, como dueño de la peluquería, no le gusta que sus clientas le dejen a propina, aunque sí al resto del personal.

Aceptado culturalmente como una forma de agradecer por la buena prestación, es lógico preguntarse qué hacer cuando el servicio fue malo. Agustín, un consultor de tecnología de 28 años, admite que en algunas oportunidades se ha retirado sin dejar propina por haber recibido una pésima atención. María Laura prefiere dar menos dinero, pero siempre dejar algo. «Me cuesta mucho, siempre me pongo en el lugar del otro y pienso que algo le debe haber pasado para no atenderme como me gustaría.»

En un escrito titulado Gratitud y propina: un meta-análisis de investigación sobre la relación servicio-propina, el profesor Lynn afirma que el humor del cliente afecta su juicio evaluativo del servicio y por ende también infiere en su comportamiento al momento de dejar propina. Es decir que es más probable que la relación entre la propina y el servicio esté determinada por el humor que tenga en ese momento el cliente que sobre la verdadera calidad del servicio, independientemente de si fue bueno o malo.

Entonces, el hábito de dar propina es motivado por distintas razones: recompensar una buena calidad del servicio, ayudar a los trabajadores e intentar mantener viva una buena costumbre que, más allá de sus altibajos, aún se mantiene firme en el imaginario popular.

ESCRACHE

En la página web Celebrity Tippers publican el listado de las reconocidas figuras que acostumbran a dejar buenas propinas y las que no. Dicha información es proporcionada por algunos meseros que tuvieron la posibilidad de atenderlos.

En el grupo de los generosos se encuentran famosos como Johnny Deep, Robert De Niro y Angelina Jolie, mientras que en el grupo de los tacaños aparecen Ethan Hawke, Al Gore y Tiger Woods.

PARA SABER

Muchas guías turísticas incluyen la información necesaria sobre los usos y costumbres de la propina del país que se está visitando.

FUENTE: La Nación

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.