Friday 17 September 2021

TIPS: CÓMO CONSERVAR EL PAN

El pan es un alimento de consumo habitual en los hogares. Este alimento suele endurecerse con rapidez como resultado de la pérdida de humedad en las moléculas de almidón, el principal constituyente en la miga del pan. El artículo explica cuál es la mejor manera de almacenarlo para que se mantenga fresco durante más tiempo.

El pan es un alimento que se obtiene tras la cocción de una pasta de almidón, es decir, de harina y agua, a la que se añade agua, sal y levaduras. La función de estas últimas es provocar en el interior del alimento una reacción que genera pequeñas burbujas de dióxido de carbono, lo que da un efecto esponjoso al pan. Este alimento, como otros productos perecederos, tiene una vida útil corta porque envejece y endurece durante un almacenamiento prolongado. Tras el horneado, se empiezan a producir cambios como redistribución de la humedad, retrogradación del almidón (las moléculas de almidón se cristalizan) y pérdida de aroma y sabor.

En muchos de los casos, las investigaciones en este campo sugieren que la causa del endurecimiento es la migración de la humedad de la miga a la corteza. Cuanto mayor es la cantidad de humedad, más rápido se endurece. El deterioro del pan responde, pues, a un complejo proceso en el que están implicados varios cambios físico-químicos.

CONSERVAR EL PAN MÁS TIEMPO

La manera cómo se almacene el pan en casa es fundamental para conseguir algo más de conservación. Para evitar que el interior se seque y se ponga duro, es importante tener en cuenta algunos pasos:

  • Utilizar bolsa de papel o tela para almacenarlo porque de esta manera se consigue reducir la pérdida de humedad y que el pan pueda «respirar». El plástico, en cambio, acelera la aparición de mohos.
  • Debe conservarse a temperatura ambiente.
  • Debe evitarse introducir el pan en la heladera (excepto el pan de molde) ya que el frío acelera la descomposición.
  • Si se desea conservar durante más días, puede congelarse sin problema envuelto en plástico o papel de aluminio.
  • Cuanto más grande sea la pieza de pan, más tiempo se conservará en buenas condiciones. Los panes de formato grande se conservan mejor porque la corteza suele ser más gruesa, lo que permite conservar mejor la humedad en el interior de la miga.
  • Debe evitarse el contacto directo del sol y conservarlo en un lugar seco. Si se almacena en una zona húmeda, podrían desarrollarse hongos indeseados.

FUENTE: Eroski consumer

IMAGEN: jendo neversil

Powered by WordPress. Crossover Theme by AWESEM.